Año Viejo

Ayayay, ya me tocó! #FinDeAño #2015 #AñoNuevo #Ecuador

Anuncios
Imagen

S Flamenco

S Flamenco

S flamengo

con 1 pata

Dibuja una ese

S flamengo

en 1 pata.

Imagen

Somos piratas…

Guayaquil by Christian Ubilla
Guayaquil, a photo by Christian Ubilla on Flickr.

Con el mundo como horizonte,
hambrientos de tesoros,
con la ambición en el corazón.
Decididos a lanzarnos al mar,
dispuestos a quemar las naves.
Somos piratas…

Imagen

Guarandeña

Guarandeña by Christian Ubilla
Guarandeña, a photo by Christian Ubilla on Flickr.

No es tu vestido,
es tu mirada
la que está llena de colores.
Es tu esperanza
y tu transparencia.
Es tu mirada…

Imagen

Coquero

Coquero by Christian Ubilla
Coquero, a photo by Christian Ubilla on Flickr.

el tiempo no pasa
el mar no se va
la arena no se acaba
el coquero aguanta paciente el sol
a pesar de todo el extranjero vuelve

Imagen

Un Momento de Fe

Fe by Christian Ubilla
Fe, a photo by Christian Ubilla on Flickr.

Camino al trabajo o regresando a casa,
me detengo, te visito, te dedico unos minutos,
enciendo una luz como enciendo un momento,
activo un encuentro,
cierro los ojos, levanto las manos, me vuelvo hacia Ti,
pido, agradezco, ruego
y sigo el camino Contigo…

Fotografía tomada en Cuenca-Ecuador

 
Imagen

Descalza… en tierra sagrada

“Entonces Dios dijo: No te acerques; quítate las sandalias de los pies, porque el lugar donde estás parado es tierra sagrada…”

(Éxodo 3, 5)

Debo reconocer, tengo una obsesión con esta cita (con el capítulo entero en realidad)… y con los pies descalzos… reconocer la presencia profunda pero velada, adivinar la divinidad escondida en la humanidad más honesta.

No quiero hacer apología de la pobreza, es mala, hay que luchar contra ella con todas nuestras fuerzas… sobre todo aquella que roba la dignidad humana. Pero sí quiero reconocer que ahí donde menos dignidad parece existir, Dios se hace presente, y en la fragilidad más auténtica, revela la verdadera dignidad humana. No la de teorías y filosofías, sino la de verdad. Esa es mi experiencia.

Y ahí, donde la mayoría desvía la mirada, ignorando o despreciando, hay que acercarse con reverencia. Hay que quitarse las sandalias (las del corazón), las que nos “blindan” contra el suelo, para protegernos de lo que nos puede herir o incomodar, pero que también adormece nuestra sensibilidad, atrofia nuestra capacidad de reconocer las texturas, bloquea la posibilidad de percibir las presencias. Suponemos las sensaciones, las texturas y las presencias… y así, seres humanos, olvidamos nuestra humanidad. Olvidamos las personas. Olvidamos que las personas son sagradas…

Quítate las sandalias…