Retornar a la economía social

Frente a la crisis económica capitalista del occidente y la crisis ambiental mundial expresada en el cambio climático se presentan varias alternativas. La próxima Cumbre de la Tierra (Río+20) hablará de la Economía Verde, sin embargo ya muchas voces critican este concepto pues sostienen que en los últimos 20 años, desde la primera Cumbre de la Tierra cuando se acuñó el término desarrollo sostenible, la “mercantilización” de la naturaleza no ha hecho sino profundizar el problema. De todas maneras es muy interesante que al presentar el concepto, la ONU hable de una economía “en el contexto del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza” como desafíos interconectados e inseparables.

Muy interesante, pues estamos frente a un nuevo paradigma de sociedad en el que se abandona la perspectiva desde la cual la economía es (sólo) para producir utilidades (y los trabajadores son recursos para obtenerla). Las utilidades son una consecuencia deseable, no una finalidad. El objetivo de la economía debe ser brindar bienes y servicios (bienestar) a las personas, con responsabilidad (ambiental), y dar empleo para poder acceder a dicho bienestar con dignidad. La economía es para las personas, no las personas para el bienestar de la economía.

Sigue leyendo

Anuncios

¿qué son los negocios inclusivos?

Comunidades Autofinanciadas

comunidadescaf.org

Las buenas ideas hay que comunicarlas y esta es una de ellas.

Cuando el objetivo es superar la pobreza estoy seguro que las soluciones tradicionales no son suficientes. Por ello, hoy se habla de la innovación social y lo importante que es crear soluciones a problemas sociales basados en valores y lógicas coherentes con la solidaridad, la gratuidad, calidad de vida.  La lógica del mercado sirve para enriquecer, no para mejorar el bienestar social.

De esta manera, en España han nacido las CAF (Comunidades Autofinanciadas): pequeñas comunidades en las que los socios, generalmente entre 10 y 30 personas, aportan pequeñas cantidades de dinero que les permiten convertirse en propietarios de la CAF. Como dicen en su presentación, “¿por qué no ponemos entre todos una pequeña cantidad de dinero y creamos un fondo para darnos préstamos entre amigos, familiares o compañeros?”

La clave es resolver necesidades económicas pequeñas pero indispensables.

¿Funciona? Te invito a leer esta entrevista hecha a los creadores y promotores de las CAF.

¿Qué opinas? ¿Sería posible implementar esto en el Ecuador?