El caín de Saramago: Dejar de tragar crudo

José Saramago

Hacía buen tiempo que no leía una novela y muchas ganas tenía de leer un libro completo de José Saramago. Leía su blog cuando estaba vivo y me gustaba mucho su estilo, su ironía, su sarcasmo cuestionador hacia nuestras estructuras culturales.

Y Caín no me defraudó. Lectura ligera, amena, cuestionadora… se nos ha enseñado a los cristianos a aceptar ciegamente las enseñanzas del catecismo sin detenernos a considerar el absurdo de algunas de las historias. “Tragamos crudo” como se dice vulgarmente, esas explicaciones que están bien para los niños, pero para nosotros los grandes… Cuestionar(nos) no es pecado!

Saramago cuenta su versión de la destrucción de Sodoma y Gomorra, del diluvio y de la muerte de Abel en manos de Caín: Qué dios (todos los nombres propios los escribe Saramago en minúsculas), que dios tan cruel tenemos que le exige a abraham matar a su hijo como prueba de su fidelidad, que destruye a ciudades enteras (sodoma y gomorra), incluyendo a los “buenos” para castigar a los “malos” y que provoca celos entre hermanos porque prefiere la ofrenda de uno antes que del otro. Es genial la pregunta que pone Saramago en boca de caín: “¿Y los niños? no valía salvar Sodoma por los niños?”.

Las enfermedades, las catástrofes naturales, las desgracias, ¿son castigo de dios?. El silencio de dios ante el sufrimiento, ¿es crueldad?. Qué justicia es la de dios cuando los “buenos” fracasan y los “malos” son exitosos. Los designios de dios son “inescrutables”, lo dice Saramago y lo comparto yo, es una de las frases de cajón más estúpidas que se han creado para justificar la ignorancia. No es Dios el que se equivoca, somos nosotros quienes no comprendemos a Dios. Lo queremos a nuestra imagen, no lo dejamos ser. Él no nos ama porque somos buenos a los ojos de Dios, somos buenos a los ojos de Dios porque él nos ama.

Por supuesto, uno sabe que es una novela, Caín (el libro) no es un anti-catecismo. Sin embargo, uno lo comprende mejor cuando ve en el antiguo testamento un conjunto de historias que hablan NO de las acciones de Dios, sino de la manera de comprender a Dios (y responder a esa imagen) de un pueblo llamado Israel. El antiguo testamento es la historia de un pueblo que va comprendiendo quién y cómo es Dios realmente, rompiendo sus propios esquemas para “dejarlo a Dios ser Dios”.

Es el mismo camino que debemos recorrer cada uno de nosotros, aprender que hay un momento para dejar de tragar crudo…

Un comentario en “El caín de Saramago: Dejar de tragar crudo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s