de C: a #worldcup

No estoy seguro que le pase a algunos más, esto de las redes sociales realmente está modificando mi vida.

Ahora recuerdo con algo de nostalgia esos primeros contactos con la tecnología. Cuando tendría no más de 7 años mi papá me inscribió en un curso de computación que consistía en pararse frente a un monitor negro con un C: y un curso titileando que esperaba la entrada de un código que convirtiera esa pantalla en algo más divertido como aquel juego que convertía a la PC en una versión modesta del Atari, lo cual ya es mucho decir de modesto… dir, cd D:, backup, cd… y el temido “format” empezaron a ser parte de mi vocabulario. Esa clase de un par de hora era el mejor momento de mi semana.

Yo viví la transición en mi colegio… en primer año recibí computación y… mecanografía!!!! Sí, me paraban frente a una computadora, con la versión 1.0 de Windows y en el cuarto de al lado me sentaban frente a un teclado eléctrico (gracias a Dios!) a tipear “asdfg” “ñlkjh” una y otra vez… llevaba los deberes desde mi casa en diskettes de 5 1/4 y 3 1/2. Claro que no tenía una computadora personal hasta que tuve 15 o 16 años, pero me las arreglaba para hacer mi tarea.

Ya más grandecito estudié diseño gráfico y empecé a hablar de “scanners de arquitectura abierta”, porque por supuesto, todo el mundo compraba PCs pero sólo se diseñaba en Apple (sí, me refiero a Mac… pero todavía eran Mackintosh). En mi primer trabajo también viví la transición: trabajé en el departamento de arte de una conocida agencia de publicidad en Guayaquil, donde todavía se diseñaba con lápiz, colores, reglas y papel y luego el arte final se lo dibujaba en un programa que se llamaba Quark o Adobe Illustrator 0.0…

Ni hablar de mi primer celular… a algunos les parecerá raro, pero cuando me gradué del colegio, sólo un compañero tenía celular el cual era un artefacto tan grande como el guardaespaldas que lo acompañaba. Era una cosa gigantesca, era imposible llevarlo en un bolsillo, más bien en una mochila. Tres años después mi primer celular fue un regalo de navidad de mis padres… Era un nokia, con saldo para 50 mensajes al mes o su equivalente en llamadas. De ahí viene toda la roñosería que me hace evitar cualquier llamada mientras pueda mensajear hoy en día.

¿Qué le pasó al mundo en estos últimos 30 años? Me formateó la vida, codificó mis necesidades y sistematizó mis intereses. 14 de 16 horas que permanezco despierto, estoy conectado a un mundo virtual: en el baño ya no leo el periódico viejo, leo las noticias del instante en mi iphone, las comparto a través de google read, fowardeo un artículo interesante a mis jefes, comento un artículo novedoso en un blog, marco un “me gusta” en el último mensaje en Facebook de un compañero de la U que no veo hace años, y twitteo mensajes de trabajo con el hashtag de moda #worldcup para generar rating a la página web de mi empresa y así fortalecer mis redes sociales. Luego llego a mi oficina y me siento frente a mi laptop…

¿es bueno o malo? estoy en la etapa en que ha pasado el deslumbramiento y paso a ver los desencantos de una manera crítica: Los utilitarios y la tecnología son una herramienta que ayuda a generar vínculos sociales y comerciales, pero la verdad es que si no tengo cuidado me transforma inconscientemente: me he vuelto más disperso, me cuesta concentrarme en una cosa durante mucho tiempo. Vivo aquí, pero estoy allá. No me termino de desconectar del trabajo nunca. Desarrollo mucho cruce de información pero poca comunicación. He creado nuevas necesidades que ahora me cuesta creer que son útiles.

Pero es el mundo en que vivo… como los grandes cambios de la humanidad, los cambios de época el desafío no está en volver a la etapa anterior, más sencilla… el reto está en aprender a vivir de una manera más plena en el mundo que se configura y que tenemos el poder de re-configurar. El mundo 3.0 se ha construído en la historia de mi evolución, en la transición que marca mi generación, en mi trabajo actual. Nací en la generación O, crecí en la 1.0, entré al mundo laboral en la 2.0 y estoy aportando a construir este mundo globalizado 3.0…

¿Cuál será la siguiente versión de  mi vida? Si hay algo que condiciona la vida hoy son estas pantallas (cel-tv-pc-wii) con las que interatuamos… ¿cómo las vamos a aprovechar para vivir con más plenitud?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s