Doña soledad, vieja compañera.
Esta noche me pregunto si serás eterna.

Hoy conversé con mi amigo
y encontré lo que no quería encontrar.
Me enseñó la cara del enemigo y la de mi asesino,
pero me dolió aún más, encontrarme conmigo mismo.

Me aterra verme sin mentiras.
Me aterra verme sin las bonitas mentiras.

Me aterra, pero he encontrado lo que tanto estaba buscando.
Aunque no me guste y aterre, me he encontrado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s